Tarta de queso light {sin horno}

12:44 Gloria A 1 Comments


Ya os conté la ilusión que me hizo recibir el sirope de Agave en la caja @Degustabox del mes pasado y es que después de los excesos de las vacaciones Carlos y yo estamos intentando (y consiguiendo) perder unos kilos, con este sirope podemos preparar postres como esta copa de chocolate ligera.

El otro día quedé a merendar con unas amigas y entre que unas estaban a dieta y otras embarazadas me decidí a preparar esta tarta de queso light, la verdad es que están muy bien para quitarte el antojo de dulce y es bastante ligera. 

Parece que gustó, pasamos una tarde muy divertida cotorreando y conseguimos merendar sin remordimientos :)

INGREDIENTES - Molde 18 cm

1/2 paquete de galletas (las mías integrales sin sal y sin azúcar, sin sabor y sin nada…)
1 cucharadita de canela en polvo
2 cucharadas de mantequilla
Sirope de Agave
300 grs. de queso crema light
500 ml. de leche desnatada
1 sobre de gelatina neutra

PREPARACIÓN

Primero preparamos la base de la tarta de queso light, para ello trituramos las galletas y las mezclamos con la canela en polvo.

En un plato hondo mezclamos la mantequilla  pomada y una cucharada de sirope de Agave y lo metemos en el micro para que derrita la mantequilla y se mezcle más fácil con la galleta.

Cogemos el molde que vayamos a utilizar, ponemos un papel de horno en la base y extendemos la mezcla de galleta, aplastando con una cuchara, podemos hornear la base durante 5 minutos o dejarla sin hornear, se quedará dura igualmente una vez se enfríe.

Para preparar la tarta necesitaremos un cazo, echamos casi toda la leche, reservaremos unos 100 ml. en un vaso y el resto pondremos en el fuego junto con el queso crema y sirope de Agave (id probando hasta pillar vuestro punto de dulzor), iremos removiendo hasta que se derrita el queso.

Echamos la gelatina en polvo en la leche que tenemos reservada en el vaso, removemos hasta que se hidrate y la incorporamos en la leche caliente removiendo hasta que se disuelva completamente y no queden grumos.

Echamos la mezcla en el molde y dejamos enfriar, primero a temperatura ambiente y luego ya en la nevera.

Para la cobertura podemos usar cualquier mermelada con un poco de agua para  que se extienda mejor pero habrá que ponerla una vez la tarta se haya enfriado y se haya endurecido.

¿Habéis visto que poco cuesta tener un “capricho” light? Con esta tarta de queso light no tendrás que preocuparte por tu dieta.

¡Feliz día!

También podría interesarte

1 comentario: