Tortilla de Patata "Machacá"

11:45 Gloria A 0 Comments

Tortilla de patata y cebolla

¿A quien no le gusta una buena tortilla de patata? ¡¡A mi me encantan todas!!! Pero esta machacá, truquillo de mi abuelo, ¡es de las mejores que he probado! Jugosa, tierna... ¡¡¡mmmm!!! Es muy difícil que quede seca.

Tengo que decir, por mucho que le pese a mi padre, que mi tortilla de patata ideal, tiene que llevar un toque de cebolla. Es uno de los ingredientes fundamentales para conseguir darle un toque jugoso a la tortilla.

¡¡Os invito a probar un pinchito!!



INGREDIENTES - 2/3 Personas
  • 3 Patatas medianas
  • 4 Huevos L
  • 1/2 Cebolla dulce o 1 Cebolla francesa
  • 1/3 de Vaso de leche (para que quede jugosita)
  • Aceite
  • Sal

PREPARACIÓN

Hay que tener en cuenta que la tortilla es "machacá" y que hay que cortar la patata de tal forma que luego podamos machacarla. Entonces pelaremos las patatas, las cortaremos a daditos y les echamos sal. Mi consejo es lavarlas antes de cortarlas, porque así no quitamos todo el almidón de la patata, y echarles la sal justo antes de meterlas en la sartén, porque sino empiezan a soltar agua y ¡¡nos ataca el aceite!! 

Ponemos, en el fuego, una sartén con abundante aceite y esperamos a que humee antes de añadir las patatas. Cuando veamos que están prácticamente doradas las retiramos a un cuenco. Cogemos un tenedor ¡¡¡y a machacar!!!

Picamos la cebolla en jardinera y retiramos gran parte del aceite de la sartén, ya que sino tendremos que coger la caña y pescar los mini trocines de cebolla, introducimos la cebolla (con sal) y, a fuego medio, dejamos que se vaya pochando. Cuando esté casi lista para retirar, añadiremos la patata y dejaremos que se dore más, incluso que se tueste algún trocito.

En un cuenco, el mismo que hemos usado antes, batimos los 4 huevos L junto a la leche y una pizca de sal. Añadimos la patata y la cebolla y mezclamos bien, para que la patata se impregne bien.

Añadimos un poco de aceite a la sartén y cuando esté caliente le echamos la mezcla. A fuego medio, vamos dejando que se cocine poco a poco. Cada uno tiene su punto, a mi personalmente me gusta que esté poco cuajada, pero para gustos los colores, así que cuando me parece subo el fuego al máximo para que se dore la parte de fuera, le doy la vuelta y ¡¡repito la operación!!

Rico, ¿verdad?



Síguenos en Facebook o Twitter

También podría interesarte

0 comentarios: